¿Saliste en la portada graduado?, entonces guarda esta edición*

¿Saliste en la portada graduado?, entonces guarda esta edición*
Javier Raygoza Munguía

Si saliste en la portada, te sugiero que conserves este ejemplar del 14 de julio de 2018, edición Número 28 y la vuelvas a sacar dentro de veinte años para que la vuelvas a observar y veas qué fue de tus compañeros.

Dentro de dos décadas, la sacarás y verás a tus condiscípulos que triunfaron, a los que siguen donde están, o que fallecieron en un accidente o por alguna enfermedad; que la más bonita y buena del salón está gorda y fea; que el excelente deportista y varonil, está pelón y panzón y además navegando en la mediocridad.
Que la flaca y fea de tu clase ahora es una mujer exitosa, guapa y segura de sí misma, que el grillo y alegativo del grupo es abogado o peor, se metió a la política; que el burro del salón es el que está en mejor posición económica de tu generación y es una persona exitosa; que el muchacho calladito y que no pelabas por feo, ahora es dueño de una boyante empresa.
Probablemente te caiga el veinte de que la mejor época de tu vida fue la secundaria y la prepa; y que los trabajos escolares que te desvelaron y que te hicieron gastar a lo pendejo (principalmente a tus padres) sirvieron para nada y que las tareas que te obligaron a acostarte a las 3 del mañana, sólo te sirvieron de experiencia para no volver a dejar las cosas al último.
Quizás, a pesar de ser universitario (y hasta titulado) vendes tacos, hamburguesas, eres mesero; barres las calles, estás de funcionario de quinta en algún ayuntamiento, eres indocumentado en otro país, o mientras despachas gasolina, te arrepientes de que debiste de haber tenido más disciplina y responsabilidad y reconozcas -después de 20 años- el esfuerzo de tus padres porque tuvieras una educación.
Tal vez te consuele que tus compañeros macheteros, esos que sacaban altas calificaciones y hasta medallas honoríficas y que tú pensabas que volarían muy alto; tienen de pareja a alguien que les cortó las alas y un futuro prometedor; o tienen una vida vulgar, aburrida y corriente y muy probablemente trabajan para alguien que siempre sacó bajas calificaciones… o peor, son maestros en las mismas escuelas que estudiaron.
Posiblemente ya estés experimentando lo que sufrieron tus padres: andarse levantando temprano para llevarte a la escuela, asistir a las inútiles juntas, comprar boletos voluntariamente a fuerzas para cualquier evento; pagar y más pagar para que tú tengas una educación media que no supiste aprovechar…
Aunque pensándolo bien, así como va la tecnología, quizás ya no haya aulas y estudien tus hijos desde la comodidad de tu casa y tú, como ellos, les valdrá madre la ortografía y les dirás… “En mis tiempos había una red social que se llamaba Facebook y ahí aprendí a escribir y todo lo que sé”.
Como quiera que sea, guarda este ejemplar.


*NOTA DEL AUTOR: (Para no perder el tiempo en decir niños y niñas; alumnos y alumnas; compañeros y compañeras; profesionistas y profesionistos; personas y personos; me referí sólo en género masculino en el entendido que también abarqué el género femenino. Lo aclaro para que los machos y las machas; las feministas y los feministos no se me esponjen).

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Encuestas

Cómo sientes que va esta administración?

Donaciones

Ayúdanos a seguir con nuestra misión de informarte, agradecemos tu donación.

 MXN

Calendario

« Marzo 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Comentarios

Volver